lunes, 16 de enero de 2017

El primer error de Patxi candidato


"Salvar a un enemigo cuando no se está seguro del aliado ha sido siempre muestra de una honorable sabiduría maquiaveliana".



Uno de los problemas, quizás insalvables, de los sistemas políticos con competencia electoral reside en que los ciudadanos basan sus decisiones de voto en intuiciones, por ejemplo, "apoyo a la izquierda porque ésta siempre habla del pueblo".

Sin embargo, el saber político es esencialmente "contraintuitivo".

La frase que encabeza este artículo nos lo demuestra.

El pocas veces igualado Raymond Aron, amigo de Alemania por encima de las vicisitudes políticas, escribió la anterior sentencia en un volumen de 1951 titulado "Les guerres en chaîne".  (Ver página 397 de sus "Memorias", RBA).

La máxima de experiencia, casi perdida en un libro de más de mil páginas, venía al caso por concurrir dos situaciones posbélicas contradictoriamente diabólicas: la voluntad de los aliados de destruir Alemania una vez derrotada, y las consecuencias para Europa de la alianza con la URSS luego de finalizada la guerra.    

Aron pudo llegar a ver la ratificación de su máxima, pues Europa tuvo que salvar a su eterno enemigo (Alemania) para, entre otras cosas, sobrevivir a su reciente aliado (la URSS).

¿Alguien duda hoy que Europa acertó en los años 40 del siglo pasado salvando a la Alemania postrada y no aceptando el "abrazo del oso" de Moscú?

¿La Historia no ha demostrado que socorriendo a su vecino alemán, Europa se ayudó a sí misma?

Aunque ya hice mención en otro artículo a la enseñanza del escritor político galo, vuelvo a rescatarla hoy por la declaración de Patxi López, previsible candidato del PSOE a la Secretaría General del partido, respecto a que fue un error abstenerse para hacer Presidente del Gobierno a Mariano Rajoy.

Está demostrado que Pedro Sánchez quiso ser Presidente del Gobierno por el método de obtener los apoyos expresos de Podemos y sus franquicias territoriales, IU y PNV, más los tácitos de la falange racista catalana, con el objetivo no declarado de liquidar a su declarado enemigo, el Partido Popular.

Por contra, los críticos que acabaron con Sánchez optaron por salvar al Partido Popular antes que ser compañero de viaje de Sánchez y sus nuevos aliados. Fue lo que en otro artículo denominé "ataque parto".


¿La gestora del PSOE presidida por Javier Fernández se equivocó amparando por la fuerza de las circunstancias a su rival, el PP, y repudiando como socios a Podemos y los nacionalistas, aunque ello le supuso no saborear las dudosas mieles del efímero triunfo?

Patxi López cree que sí.

Volvamos a Aron y sus Memorias para saber lo que significa la opción de López.

Allí aparece un resumen de una entrevista que el fatuo y anticomunista Bernard-Henry Lévy le hizo en 1975 (págs. 929 y 930).

En la misma, el por entonces "nuevo filósofo" le preguntaba a cuento de la eterna disputa Sartre-Aron que ganó el primero a juicio de la "intelligentsia" parisina de los años setenta, lo siguiente:

"¿Qué es mejor: ser Sartre o Aron? ¿Un Sartre victorioso, pero equivocado, o un Aron vencido, pero poseedor de la verdad?".

Sánchez, y parece que López, hubiesen preferido obtener la Presidencia del Gobierno destruyendo a su enemigo, aun a costa de equivocarse; antes que acertar rescatando al PP, a pesar de renunciar a la victoria.

Eso significa que López elegiría convertirse en un Sartre vencedor de corto plazo, pero errado, antes que un Aron batido pero atinado. 

Al hacerlo, el señor Patxi olvida que hoy Aron reina en el Olimpo y Sartre se esconde entre tinieblas. Que Europa (no la rescatada Alemania) venció y que la URSS fue un mal sueño.  

Y sobre todo, lo que ignoran López, Sánchez y sus partidarios es que la sabiduría política es "contraintuitiva", o lo que es igual, el momento histórico y político les obliga a perder salvando a su enemigo para acertar.



twitter: @elunicparaiso

viernes, 13 de enero de 2017

De okupas, "chispas" y guerras civiles


Parece que Monedero y sus troncos han decidido abandonar momentáneamente la "okupación" para hacerse un rato "chispas", por eso de que no paran de hablar de "las eléctricas".  

Si hacemos caso a Money-dero la energía con él y sus amigos sería gratis.

Lo dudo, salvo que quemen todos los troncos que tienen acumulados hasta los topes en sus bodegas.

"Hombre de poca fe", -pensarán alguno de ustedes de quien suscribe por juzgar antes de tiempo al santón de la Fábrica de Amor-.

Se equivocan, pues me baso en un antecedente incuestionable: los troncos de Monedero prometieron acabar con los desahucios y les aseguro que éstos continúan siendo un mecanismo cada vez mejor engrasado en las instituciones que gobiernan (es un decir).

¿Por qué las terminales de Podemos cambian de monserga populachera cuando aún no han arreglado el "problema habitacional" a pesar de que tienen herramientas para hacerlo?, ¿por qué Money se olvida de los okupas y se hace electricista?

Por la simple razón de que les importan un bledo los desahucios y la factura de los servicios públicos.  

En todo conflicto humano por un objeto (ora un piso ora la calefacción), el objeto termina siendo la burda excusa para eliminar al Otro.

Después de años y años de pelear con alguien por algo ya no sabes por qué empezó la lucha, pero sigues peleando. Y continúas haciéndolo porque en realidad el único motivo de la lucha prolongada es destruir al Otro para ocupar su lugar.

La película "Los duelistas" de Ridley Scott ilustra a la perfección lo que digo, y el libro del eminente profesor Domingo González, "René Girard, maestro cristiano de la sospecha" (Fundación Emmanuel Mounier, 2016) lo demuestra.     

Los miembros troncales de Podemos tienen una obsesiva pulsión mimética por arrebatarte lo que tengas (la luz, la vivienda, acciones, el coche, dinero, las corridas de toros, más dinero, tus símbolos, los templos...) por ser la forma más rápida de lograr su objetivo real, que no es tanto lo que TIENES sino lo que ERES.   

Podemos es la guerra civil permanente porque entienden que el mundo es un maldito lugar donde se les niega lo que les corresponde porque lo tienes tú.

Por tanto, el problema de sus carencias materiales lo pretenden resolver eliminando al que consideren acaparador, es decir, usted.

La solución política de Podemos no es técnica o material (aumentar la productividad, mejorar la organización) sino final (liquidarte).

Los troncos de Podemos no tienen el menor reparo en decir las mayores barbaridades económicas en público porque menosprecian los medios (cómo disponer mejor de bienes y objetos) para imponer los fines (tu sustitución).  

El problema del mimetismo podemita es que inevitablemente acabará desatando una guerra de todos contra todos.

Y para ganarla buscarán un chivo expiatorio.

Aunque ya disponen de varios. Uno muerto, Franco. El otro vivo, Felipe VI.

Pero a los pobres chivos dejémosles descansar hasta la próxima entrada.


Apunte venezolano:
Por supuesto que la Venezuela chavista-madurista es el espejo de "Podemos". 
El aquelarre del país caribeño es una "crisis mimética", con el permiso del maestro Domingo González, porque Chávez y su heredero legitimaron la rapiña generalizada al decretar que el Otro siempre es el culpable.
Lo mismo que proclaman nuestros troncos.


twitter: @elunicparaiso


lunes, 19 de diciembre de 2016

El Directorio Trump-Putin


    Cuando los antitaurinos miembros del Politburó podemita andan ocupados en organizar un "happening" en una plaza de toros (¡qué paradoja!) para decidir quién tendrá que seguir contando mentiras, el fin de fiesta del que hablé hace unos años vive su esplendor dejando ver su ocaso. 


     Más que nubarrones se otean ya en la decisiva Francia, donde la izquierda "podemuá" cree que la resurrección del obrerismo reside en el musulmán, ¡quia!, tal vez porque los trabajadores galos hace años que convirtieron al Frente Nacional en la última barricada antes del enfrentamiento civil precisamente contra el proselitismo musulmán.

    Por su parte, los socialistas caviar de Hollande y Valls no tendrán más remedio que guarecerse en las sotanas de la derecha católica de Fillon como mal menor.

     La izquierda en Europa es incapaz de comprender que "el juego del gallina" del que participa con desigual entusiasmo es el responsable de su destino manifiesto: el abismo.  
    En realidad habría que corregir la afirmación anterior, pues no entiende que "el juego del gallina" es la causa de sus males..., hasta que se produce lo que he llamado "ataque parto", es decir, la inminencia del precipicio que les hace retroceder a unos y estrellarse a los que siguen practicando el maléfico juego de la demagogia política.

   En España, el "ataque parto" para el PSOE fue el trastorno mental transitorio del anterior Secretario General empeñado en formar Gobierno con Podemos y los independentistas, que no dejó más alternativa a los miembros de su partido que no quisieron secundar sus pulsiones suicidas que declararle incapaz y abandonarle en el barranco para que le recogiese "el público que tanto me quiere" a modo de primeros auxilios previos a la extramaunción. 


   ¿Será su práctica desaparición institucional luego de las próximas presidenciales y legislativas el "ataque parto" de la izquierda gala? 

    Presumiblemente sí.

  ¿Pero por qué la autotitulada izquierda tiene que asomarse al despeñadero antes de asumir la evidencia de que la política entendida como taumaturgia ("politaumaturgia") fracasó?
                
     Francis Fukuyama se hizo famoso con su famoso libro-teoría de 1992 que anunciaba "el fin de la Historia" por el triunfo de las democracias liberales, aunque la Historia desacreditaría su tesis hasta el punto que el mismo autor rectificó.

   Sin embargo, yo no me haré famoso proclamando que los sistemas de competencia electoral han conducido al fin de la política llamada democrática o demagogia, aunque la Historia se empeñe en darme la razón una mañana sí y otra también.  

    ¿Vanidad del bloguero?

    Salgamos al balcón para comprobar que no.

   Rex Tillerson, mandamás de la multinacional del petróleo Exxon Mobil, será el próximo secretario de Estado de los EE.UU.

    Amigo de Rusia hasta el punto de que Putin le entregó en 2013 la Orden de la Amistad, muñidor de la alianza estratégica entre Exxon y la empresa pública rusa del petróleo Rosneft y nula experiencia política. Nula total.

    ¿Valedores de Tillerson como secretario de Estado?

 Robert Gates, secretario de Defensa del demócrata Obama, Condoleezza Rice, secretaria de Estado con el republicano Bush, y por supuesto Trump, Donald Trump, el ni republicano ni demócrata que dijo aquello de Crimea para los rusos.

  El nombramiento del señor Tillerson nos señala más allá de toda duda razonable que el mundo está listo para ser gobernado por un Directorio similar al que siguió al periodo del Terror de la Revolución Francesa, cuya máxima será la sin duda mayor aportación española al pensamiento político en más de cien años, la irónica frase atribuida a Franco: "haga como yo, no se meta en política".

   En 1795 como en 2016, esto es, del clamor demagógico a la hibernación de la política.

  El Directorio Trump-Putin (supongo que la discreta China se incorporará siguiendo la estela del oso ruso) tendrá como objetivo principal neutralizar políticamente la "politaumaturgia", sucedáneo de la política consistente en reunirse cuantos más mejor en San Francisco, en Grozni o en "Vistalegre" para engañarse y engañarnos proclamando el fin de la dura realidad y su sustitución, gracias a la mediación de bufones como Iglesias o Grillo, por un mundo mágico en el que no habrá ni heteropatriarcado ni fronteras, donde existirá el derecho infinito e indoloro a la secesión de los países y el derecho universal y gratuito a la vida loca.  

     ¡Mira que lo veníamos avisando!: la taumaturgia como rama de la política no puede ser y además es políticamente imposible.


Coda europea: Me preguntan los seguidores en twitter en qué lugar queda la Unión Europea.
Postrada voluntariamente ante el yihadismo mahometano, Europa es hoy un protectorado del Directorio EE.UU.-Rusia que predijo Tocqueville. 
Nos debatimos entre el "no puedo, no puedo, no puedo" y el "no quiero, no quiero, no quiero".
Y es que la Unión Europea es el Chiquito de la Calzada de la política internacional.

                             
twitter: elunicparaiso

miércoles, 16 de noviembre de 2016

España la excepción excepcional


Para Domingo González, pensador excepcional del mimetismo


La manifestación de hace unos días en Barcelona en la que miles de personas apoyaban la desobediencia de los más altos cargos políticos de la región a las leyes españolas ratifica lo evidente: los independentistas de Cataluña se consideran una excepción.

¿Pero qué es la excepción?

No creo que nadie, aunque tenga apego a la rutina, pueda oponerse a lo insólito.

Es más, como ya dejó dicho Carl Schmitt, la excepción no sólo confirma la regla, sino que ésta vive de aquélla.

Y es que incluso en el lugar privilegiado de la norma, el Derecho, todo son excepciones.  

Así, frente a las acusaciones, la defensa del reo lo único que expone y solicita son atenuantes y eximentes, causas que impiden la aplicación de la ley al caso concreto o que motivan que se ejecute de una manera distinta de la habitual.

Bajo estas circunstancias, la excepción se plantea como administración "justa" de la regla.

Acabáramos: lo justo es la excepción.

Esto es lo que vienen a decir los catalanes sediciosos.

La cuestión es por qué la respuesta de los españoles a los independentistas no se plantea desde el punto de vista de la peculiaridad.  

La excepción no debe considerarse sólo como elemento antijurídico que viene a quebrar las normas, sino también como factor no previsto en la regularidad de las leyes humanas y divinas.

Si España como nación tiene un sinfín de argumentos para oponerse al separatismo, también está en una posición favorable para dar la batalla donde los levantiscos se creen seguros, esto es, la reivindicación de lo raro, el derecho a la novedad.    

Y para ello España debe presentarse como la excepción máxima.

Un hecho como España ocurre rara vez, pues lo que hoy consideramos la normalidad de la nación española nace de múltiples excepciones consistentes en la decisión de poner fin al desorden natural de las cosas en distintos momentos históricos.  

Con el añadido de que lo logra: España es la excepción a la rutina (nada es más habitual que el caos) porque a la decisión le acompaña el éxito de hacer posible el cumplimiento regular de sus leyes durante siglos en un territorio que considera suyo. 

¿Cabe mayor extravagancia?

Se puede entender que otras excepciones quieran oponerse a España por considerarla añeja o capitidisminuida.

Pero sin el planteamiento de España como "excepción excepcional" la batalla política sobre la unidad del país empieza el partido perdiendo dos a cero.

No entro a discutir si la geografía que hoy reclaman para sí los sediciosos fue o es una excepción, porque de lo que no hay duda es que si lo fuera ha sido fallida. Tanto histórica como política como ideológicamente.

España supone una auténtica excepción frente a esa pretendida singularidad catalana, que en realidad no deja de presentar una monotonía indiscutible, esto es, el hábito de Cataluña de fracasar como entidad política independiente.

¿La sucesión de frustraciones del "hecho diferencial" catalán modelo de éxito, ideal a perseguir?  

Me quedo con la locura de la excepción española que creó su propia mesura: España.


twitter: @elunicparaiso

miércoles, 12 de octubre de 2016

El único paraíso fiscal será... EE.UU.


Debo a la bonhomía del eminente profesor Domingo González haber repasado la eventual actualidad de la propuesta política que se recoge en mi libro "El único paraíso es el fiscal".

Con motivo del monográfico que le dedicó en su programa radiofónico "Platón regresa a la caverna", http://www.ivoox.com/platon-regresa-a-la-caverna-11-10-2016-el-unico-audios-mp3_rf_13276662_1.html#comments  tuve que releerle intentando poner a prueba la trabazón de un argumentario provocador en tanto que novedoso.

No hubo sorpresa, pues pasados dos años desde su publicación el pequeño libro resiste el paso del tiempo porque contiene los fundamentos políticos, económicos y jurídicos suficientes para sustentar una alternativa realista al Estado Caníbal.  

Los argumentos de autoridad que sacó a colación el profesor González (algunos de los cuales yo desconocía) para reforzar las ideas que en la obra se contienen dan fe de lo anterior.

Aprovechando la circunstancia radiofónica quise ponerme al día sobre las vicisitudes de los denostados paraísos fiscales, lo que me permitió tener conocimiento de una noticia que sí me dejó estupefacto. 

La reunión del Club Bilderberg celebrada en Dresde (Alemania) entre los días 9 y 12 del pasado mes de junio, tuvo entre sus temas estrella una ponencia en la que, a iniciativa del ex-secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, ¡se defendía la conveniencia de que Estados Unidos se constituya en el único paraíso fiscal del mundo!

La noticia fue publicada por "El Confidencial Digital" el 6 de junio: http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/papeles-Panama-protagonizan-Club-Bilderberg_0_2721927808.html

A fuer de ser sincero tuve que leerla hasta tres veces.

Ni en sus más delirantes sueños podía imaginar el autor de "El único paraíso es el fiscal" que su vanidad fuera colmada "ad eternum" ni más ni menos que por el doctor Kissinger, odiado por la izquierda paleolítica y también por la ultramoderna, y admirado por quien esto escribe desde que leyó su monumental "Mis Memorias" (Ed. Atlántida, S.A., 1979).

El motivo alegado para transformar a EE.UU. en un paraíso fiscal es la seguridad, pues se considera que la democracia americana es el único sistema político que haría compatible la baja fiscalidad y el control de los capitales delictivos.  

¡Eureka!

De repente, el programa de ruptura política contenido en mi libro deja de ser una "boutade" para convertirse, gracias a la carta de naturaleza otorgada por el discreto pero influyente Club Bilderberg a los paraísos fiscales como forma política, en la auténtica alternativa a los Estados Caníbales que en el mundo desgobiernan.

Sigo pensando que España reúne todas las condiciones para ser un ejemplar paraíso fiscal dirigido por un Gobierno Limitado.  

Ahora parece que el Imperio USA también sería un lugar idóneo.

Sea como fuere, por obra y gracia de Kissinger y su distinguido sanedrín de amigos está confirmado: el único paraíso es el fiscal. 


twitter: @elunicparaiso

domingo, 2 de octubre de 2016

Ataque parto


Sánchez quería pactar con los chavistas de Podemos, Puigdemont es rehén de los racistas de las CUP (¿dónde quedó el "moderado" Antonio Baños?) y el jefe de Podemos, Leniglesias, es  acusado de centralista por su socia andaluza.

Aunque me repita, debo insistir por enésima vez que en los sistemas políticos con competencia electoral no hay otra ley que el "juego del gallina", o lo que es igual, el loco gana y el cuerdo pierde..., salvo que se neutralice el macabro juego, como vimos ayer.   

Dejemos por un momento la actualidad y retrocedamos para ilustrar lo que nos ocurre al año 1935 en el que el teólogo católico Erik Peterson publicó un libro titulado "El monoteísmo como problema político" (Ed. Trotta, Madrid, 1999).

La intención del pequeño tratado era probar la imposibilidad teológica de la "teología política", tesis que dio pie años más tarde al Concilio Vaticano II, esto es, a una Iglesia católica subordinada al sueño laico del fin de la historia gracias a la democracia y el liberalismo.

Uno de los críticos más acerados de Peterson, el también teólogo Hans Barion, denominó al libro del primero "ataque parto" por cuanto liquidaba siglos de teoría y praxis teológica.

Pues bien, el intento de Sánchez de formar un Gobierno "transversal" con chavistas y separatistas que ha liquidado al PSOE de la Transición ha supuesto el "ataque parto" para la situación política española.

"Ataque parto" provocado por el factor constitutivo de los sistemas políticos contemporáneos: el "juego del gallina". Esa absurda competición entre los políticos por ver cuál de ellos frena más tarde ante la inminencia del abismo, por cuanto el ganador es el que niega el riesgo y se comporta siempre de manera irresponsable.* 

El 31 de mayo de 2015 publiqué un artículo en este blog donde, disculpen la autocita, vaticinaba lo siguiente:

         "Por desgracia ningún país está libre de tener que afrontar a lo largo de su historia  partidas decisivas del "juego del gallina", aquellas donde uno de los jugadores no teme el suicidio en su lucha por ganar.          
       Lamentablemente España tendrá que jugar una en los próximos meses. Y habrá que jugarla para neutralizarla.  

     Como en toda gran competición sólo habrá dos bandos.

    Uno lo integran los Populistas que se consideran Ilustrados, que ya están organizando su Frente Popular, que no es más que una Gran Coalición de izquierdas.

     El otro grupo estará formado por los enemigos de  aquéllos, que conformarán otra Gran Coalición, en la que no faltará el PSOE aunque Pedro Sánchez aún no lo sepa o finja no saberlo".


Durante más de un año se ha intentado evitar jugar la diabólica partida intentado atraer al loco al redil mediante la absurda táctica de introducirle en las instituciones (pacto en el Ayuntamiento de Madrid y en distintos gobiernos autonómicos y locales).

Me atrevo a utilizar la palabra "absurda" porque el irresponsable se retroalimenta: cuanto más consiga, cuanto más poder acumule, con más urgencia quiere TODO. Y es que la dinámica del "juego del gallina" no tiene fin..., hasta que uno de los jugadores termina en el precipicio o se neutraliza el juego.

Como decía el gran escritor político italiano Carlo Gambescia también en este blog a cuenta de los políticos insensatos, "la política siempre se venga".

Y ayer se vengó a modo de Sánchez, el que desató el "ataque parto" jugando una auténtica partida del "juego del gallina" como forma de vencer a Rajoy y a los críticos de su partido, que acabó en su muerte política.

Sánchez, después de meses de parálisis tomó la decisión de iniciar el Gran Juego: el PSOE encabezaría el Gobierno de los podemitas con el apoyo de los separatistas en la creencia de que él podía evitar el abismo que le auguraban sus barones y el PP. 

Su planteamiento no dejaba lugar a dudas: llevaré el coche (el PSOE) hasta un centímetro antes del abismo (la ruptura del país) y ganaré (el Gobierno de España). Y os aviso que si no lo consigo despeñaré el coche y yo con él.

Su intento de convocar un Congreso Extraordinario con el objeto de hacerse reelegir y tener carta blanca para poner en marcha su estrategia fue el punto de no retorno y el testimonio de que la apuesta de Sánchez iba en serio, de que la amenaza de destruir el coche si no le seguían era cierta.

La respuesta de los críticos de su partido pasará a la historia política de España.

Ante la evidencia de que la partida había que jugarla, de forma inopinada los patriotas del PSOE no secundaron a Sánchez y dejaron que se suicidara él y reventara su coche. Porque el PSOE de Sánchez acabó ayer.

Lo fácil a corto plazo hubiera sido acompañarle en su viaje al abismo ante el riesgo inmediato de que el insensato destruyese el vehículo si no le apoyaban.

Pero de forma heroica, pues se opusieron a un líder elegido por la militancia, le dijeron que "no" a fuer de ser estigmatizados como golpistas.

Y Sánchez, estupefacto ante semejante osadía de sus compañeros, hizo caso a la recomendación de sus padres de que había que hacer honor a la palabra dada, cumplió su amenaza y se precipitó al vacío, destruyendo con él al PSOE del Gobierno transversal.

El PSOE con la "E" de España se salvó ayer, al menos de momento, pues el partido resultante del "ataque parto" es ya otra organización. 

Ya no es el PSOE de los separatistas ni de Podemos. 

Pero tampoco es el PSOE de la Transición, pues el "ataque parto" ha dado a luz un Partido Socialista dispuesto a formar de manera directa o indirecta una Gran Coalición con el PP, lo que ya fue vaticinado ¡en 2012!
El PSOE se ha visto en la obligación de jugar al gallina y ha pagado su precio: el conductor imprudente (Sánchez) ha muerto en el intento, y para sobrevivir el Partido Socialista se ha incorporado al coche del que antes era su enemigo (el PP). 

Sí Carlo. La política se vengó.

Y el "juego del gallina", ayer, perdió.

Pero habrá más partidas. Y habrá que ganarlas.


Juego del gallina: Comprenderán al instante a lo que me refiero si recuerdan a James Dean en “Rebelde sin causa” celebrar con otro joven una carrera de coches en dirección al vacío de un acantilado. El motivo de la disputa era acreditar quién era el más valiente, y el ganador resultaba ser quien frenaba más tarde, el último que se arrojaba del coche justo al límite del precipicio. El que tomaba antes la prudente decisión de parar era el perdedor, "el gallina”.


twitter: @elunicparaiso


sábado, 3 de septiembre de 2016

Sánchez fríe empanadillas y terminará quemando Móstoles


Transcurridas 24 horas ya puedo ratificar que apenas nadie ha llamado la atención sobre el que considero principal comentario de San Sánchez Bueno Mártir durante su intervención parlamentaria de ayer por la tarde.

Vino a decir que si Rajoy traía al Congreso un Decreto para mantener el poder adquisitivo de las pensiones su partido lo aprobaría, a pesar de que Dº Mariano seguiría siendo la encarnación del Mal.

De semejante comentario se deduce que los Decretos que lleven la rúbrica de Rajoy están libres de culpa si, y sólo si, los sanciona el PSOE. 

Parece pues que hasta un santón como Sánchez entiende que hay políticas de Estado (las que él tenga a bien, claro) que resultan indiferentes que las decida y apruebe un Primer Ministro corrupto al frente de un partido imputado por financiación ilegal.

¡Acabáramos!

La política la pueden hacer hombres sin virtud porque la virtud depende de la política que se decida, no de los hombres que la aplican.

Bajo la evidencia contenida en el anterior párrafo y admitida por el propio líder socialista ayer viernes, ¿por qué motivo San Sánchez no negocia con el maligno Rajoy un Presupuesto del Estado o un programa de reformas?, ¿acaso sólo están de acuerdo en subir las pensiones a los jubilados?, ¿pero no somos todos hijos de Dios y súbditos del Estado Caníbal?

Parece ser que el PSOE ya ha inundado el Registro del Congreso de los Diputados con cientos de iniciativas parlamentarias similares a la que Sánchez dijo que apoyaría si las presentase el Partido Popular.  

Como vivimos en el mundo al revés, apuesto que si el Gobierno del PP da vía libre a las iniciativas del opositor PSOE terminará obteniendo el visto bueno de éste a unos Presupuestos Generales del Estado, aunque no sea más que para dotar de fondos a sus solicitudes parlamentarias.

Y de ahí a la Gran Coalición PP-PSOE sólo habría otros cuantos sinsentidos.  

¡Viva la vida loca!

Pedro Sánchez, por insistir en su "no" continuado y sostenido a un Gobierno de Rajoy, a la vez que le conmina a que apruebe mediante Decretos-Leyes un sinfín de proyectos que trae el PSOE al Congreso, se ha convertido en la señora con dos hijos en la mili en Móstoles que freía empanadillas mientras telefoneaba al programa de radio "Encarna de Noche"-Millán Salcedo, y que cuando ést@, enfadado, le requería para que contase por qué había llamado luego de unos minutos en antena en los que no dijo más que sandeces, terminaba contestando que iba a quemar Móstoles.

Pues eso. 

¡Martes y Sánchez (o Sánchez y Trece) en el Congreso! 


twitter: @elunicparaiso